Dos de las causas principales de deterioro visual y ceguera son la degeneración macular asociada a la edad (DMAE) y las cataratas relacionadas con la edad. Ambas enfermedades parecen estar relacionadas con procesos oxidativos dentro del ojo inducidos por la luz.

El centro de la retina se denomina mácula (posee una alta concentración de conos y bastones que convierten la luz que penetra en impulsos nerviosos, los conos en condiciones de luz y los bastones en la oscuridad) y esta área es responsablede la agudeza visual.

La alta concentración de ácidos grasos poliinsaturados que componen la mácula hace a la misma propensa a la peroxidación lipídica. El daño oxidativo acumulado produce los cambios degenerativos observados en la mácula envejecida. Existen una serie de complementos alimenticios que pueden ser de gran utilidad en el apoyo de la salud ocular.

Luteína

De 5 a 20 mg de luteína al día.

Características

La luteína es un carotenoide presente en vegetales como la espinaca, la col y el maíz, así como también en otros alimentos tales como los huevos. Se encuentra en altas concentraciones en la mácula y la retina. La luteína protege al ojo de la degeneración macular asociada a la edad (DMAE) y de la formación de cataratas. Los suplementos de luteína, también pueden proteger frente a los efectos perjudiciales de la exposición prolongada a la luz de la pantalla del ordenador. Asimismo, su suplementación ha demostrado mejorar la fatiga visua.

Vitamina C Vitamina E Betacaroteno Zinc Cobre

De 500 a 1.000 mg al día de vitamina C en combinación con otros antioxidantes (400 UI de d-alfa-tocoferol y 15 mg/día de betacaroteno natural), así como 30 a 80 mg de zinc y 2 mg de cobre, con las comidas.

Precauciones: La suplementación de dosis elevadas de zinc durante períodos cortos de tiempo puede ser beneficiosa en determinados pacientes, pero debe mantenerse preferiblemente por debajo de 100 mg al día.

Características

Un ensayo doble ciego controlado con placebo evaluó los efectos del zinc con o sin antioxidantes en la degeneración macular de 3.640 individuos en la etapa temprana de la enfermedad. Los participantes fueron asignados aleatoriamente para recibir uno de los siguientes tratamientos: Antioxidantes (vitamina C 500 mg, vitamina E 400 IU y Betacaroteno 15 mg), zinc (80 mg) y cobre (2 mg), antioxidantes más zinc o placebo. Los resultados indican que el zinc solo o, aún mejor, el zinc más antioxidantes, retrasaron significativamente el progreso de la enfermedad. Asimismo, en un reciente estudio, los investigadores concluyeron que una dieta rica en betacarotenos, vitaminas C y E y en zinc se asocia con una reducción del riesgo asociado a degeneración macular asociada a la edad (DMAE).

Aceite de pescado (rico aporte de Omega-3, EPA y DHA)

Ingerir la cantidad necesaria para aportar de 300 a 1.000 mg de DHA al día, con las comidas.

Características

Los esquimales, cuya dieta es abundante en pescado (una rica fuente de ácidos grasos omega-3), poseen una baja incidencia de glaucoma de ángulo abierto. Aún más, en estudios en conejos, la suplementación con aceite de hígado de bacalao redujo dramáticamente la presión intraocular, mientras que la manteca de cerdo y el aceite de cártamo no presentaban dicho efecto. El DHA no sólo contribuye a la salud de la retina en general, sino que también mejora la coordinación manos-ojos, agudiza la capacidad de conducir por las noches y estabiliza las membranas celulares en el organismo.

Ácido alfa lipoico (AAL)

El rango de dosis más comúnmente empleado en complementación dietética oscila de 100 a 600 mg al día. Habitualmente se considera 40 a 60 mg de AAL una dosis adecuada como apoyo antioxidante general para mantenimiento de la salud, mientras que dosis entorno a 100 mg son empleadas en las enfermedades crónicas. Se recomienda comenzar con dosis bajas (entre 100-200 mg/día). Posteriormente se pueden aumentar a 400-600 mg/día divididas en dosis de 200 mg en 3 tomas separadas a lo largo del día. Debido a que tomar el AAL junto con una comida disminuye su biodisponibilidad, generalmente se recomienda que el AAL se ingiera con el estómago vacío (una hora antes o dos horas después de ingerir el alimento).

Características

El ácido alfa lipoico puede ser de gran ayuda en la prevención de las cataratas, evitando el acúmulo de sorbitol en los cristalinos, el cual está implicado en el desarrollo de cataratas, así como favoreciendo la producción de glutatión, un antioxidante clave y una molécula necesaria para varias actividades metabólicas dentro de los cristalinos. En un estudio, se administró ácido lipoico a 75 sujetos con glaucoma de ángulo abierto, en dosis de 75 mg al día durante dos meses o 150 mg al día durante 1 mes. Otros 31 pacientes sirvieron como controles y se les administró tan sólo una terapia hipotensiva local. Las mayores mejorías tanto en los parámetros bioquímicos del glaucoma como en la función visual fueron observadas en el grupo que recibió 150 mg de ácido lipoico.

Taurina

De 500 a 3.000 mg al día, fuera de las comidas.

Precauciones: No debe tomarse simultáneamente con ácido acetilsalicílico, ni administrarse con el estómago vacío si existen antecedentes de úlceras de estómago o de duodeno.

Características

En estudios animales la deficiencia de taurina ha conllevado degeneración de los fotoreceptores (los componentes celulares retinales que reconocen y reaccionan a la luz). Estos estudios sugieren que la taurina juega un papel importante en la defensa frente a los efectos dañinos de los rayos U.V. Los ancianos pueden estar en riesgo de desarrollar una deficiencia de taurina, porque su ingesta de proteína puede ser inadecuada. Por ello, es posible - aunque no probado todavía - que en la degeneración macular relacionada con la edad, la pérdida visual en los ancianos esté relacionada en parte con las deficiencias de taurina.

Mirtilo (Vaccinium myrtillus), baya

De 65 a 195 mg de extracto de baya (estandarizado al 25% de antocianósidos).

Características

Los extractos de mirtilo se han empleado con éxito en diversos estudios clínicos y experimentales para el tratamiento de ciertas disfunciones oculares25-30. Los flavonoides antocianósidos (antocianidinas) de los extractos de mirtilo han demostrado poseer propiedades como tónicos oculares, y la investigación científica recalca que podrían resultar beneficiosos para la visión deficiente (especialmente la causada por la edad), la degeneración macular, las cataratas, las retinopatías y el glaucoma. Los estudios demuestran que el extracto de mirtilo mejora la circulación en el ojo, e incrementa los niveles de oxígeno y energía en los tejidos oculares. Además, los antocianósidos estabilizan el colágeno (un importante factor para el mantenimiento de la integridad ocular) y actúan como potentes antioxidantes.

PAC s (Proantocianidinas oligoméricas)

Las dosis sugeridas para las PACs, normalmente, oscilan entre 50 y 150 mg al día, aunque en algunos estudios se utilizaron dosis de 300 mg al día. También se han sugerido dosis de 1 mg/kg de peso corporal/día.

Características

En un estudio aleatorio, a doble ciego, controlado con placebo, se dividió en tres grupos a 75 pacientes con estrés visual derivado del uso de videojuegos de pantalla; cada grupo recibió, o bien un extracto de PACs de semilla de uva, o un extracto de mirtilo (Vaccinium myrtillus), o placebo. La dosis para todos los grupos fue de 100 mg, tres veces al día, durante 60 días. Las evaluaciones a la conclusión del ensayo mostraron que tanto las PACs como el mirtilo indujeron importantes mejorías en la sensibilidad al contraste y los trastornos visuales subjetivos, en comparación con el placebo. Los sujetos del grupo que recibió PACs mostraron una mejoría superior a los del grupo que recibió mirtilo. En otros estudios adicionales a pacientes sin patologías de la retina u oftalmológicas de otro tipo, la administración de proantocianidinas en dosis entre 150 y 300 mg al día, durante 30 a 60 días, mejoró la agudeza visual, la sensibilidad al contraste y el rendimiento visual tras la exposición al deslumbramiento, en pacientes con estrés ocular debido a la utilización de videojuegos de pantalla. En otro estudio realizado a 91 pacientes con miopía bilateral y trastornos oculares asociados, la administración de 100 mg de PACs, tres veces al día, durante 30 días, mejoró la sensibilidad de la retina respecto a la adaptación a la oscuridad en 72 de estos pacientes (un porcentaje del 79%). Incluso la mejoría subjetiva fue aún mayor, con un porcentaje del 90% de pacientes que informaron de la mejoría de sus síntomas34. En el caso de la retinopatía, una revisión de 26 casos estudio revelaron que las PACs mejoraron significativamente las lesiones vasculares, microaneurismas y exudados asociados con la retinopatía diabética.

Redes Sociales

Siguenos

Scroll to top

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Acepto las cookies para esta web.Más información