Cuatro de cada diez mujeres padecen incontinencia urinaria, es decir, pérdidas involuntarias de orina, coincidiendo con la tos, risa o cualquier esfuerzo muscular. El culpable de este trastorno, es un pequeño músculo, el periné, que une el pubis con el coxis, sujetando los órganos de la cavidad abdominal, vejiga, útero y ano. Los partos, el exceso de deporte, la costumbre tan generalizada entre las mujeres de aguantar la orina (más del 80% lo hace), propicia que con los años -aunque muchas mujeres entre 26 y 39 años lo padecen- este músculo se debilite y pierda facultades.

 

 

¿Cómo prevenir? Fortaleciéndolo y ejercitándolo. Unos sencillos ejercicios (Kegel) aumentan su elasticidad y resistencia, lo que evita la aparición de este problema y serán especialmente útiles después de cada parto. Conviene consultar al profesional de la salud sobre la conveniencia de realizar dichos ejercicios. Asimismo, se deberá evitar el sobrepeso y corregir el estreñimiento. Este problema se cronificará según envejezca la mujer, agravándose a partir de la menopausia llegando a ser necesaria la utilización de «pañales» y siendo relativamente frecuentes las cistitis (infecciones del tracto urinario). Existen una serie de complementos alimenticos y plantas que pueden ser de gran ayuda.

 

Calabaza(Cucurbita pepo),
aceite de semillas

 

De 1.000 a 2.000 mg al día.

 

Características

 

En un estudio clínico de 6 semanas de duración, en combinación con el germen de soja (estandarizado al 40% de isoflavonas), disminuyó la frecuencia de incontinencia,
disminuyó la frecuencia de micción (tanto de día como de noche) y mejoró la calidad del sueño. Al finalizar el estudio, un 74,4% de los participantes encontraron que la calabaza mejoraba de manera segura y eficaz la función del tracto urinario y la vejiga1. Estos resultados se han confirmado en otros estudios.

 

Soja, extracto
concentrado de haba
de soja (aportando
isoflavonas)

 

De 100 a 300 mg de isoflavonas de soja al día.

 

Características

 

Durante la menopausia, la deficiencia de estrógeno se ha ligado a la reducción del contenido en colágeno vaginal y periuretral. Por lo tanto, la menopausia se asocia con
las molestias urogenitales, como incontinencia urinaria de esfuerzo y urgencia. Las isoflavonas son clasificadas como fitoestrógenos. Tienen una estructura química similar a los estrógenos humanos, que permite a las isoflavonas fijarse a los receptores estrogénicos y ejercer débiles efectos estrogénicos. Esto puede, al menos en parte, explicar los resultados obtenidos en combinación con la calabaza en mujeres que sufrían incontinencia urinaria.

 

Arándano rojo
(Vaccinium
macrocarpon), baya

 

De 1 a 10 gramos de polvo de baya de arándano rojo o su equivalente en forma de extracto. Resultará muy recomendable su administración en combinación con vitamina C.

 

Características

 

Para la prevención y tratamiento de las infecciones del tracto urinario (ITUs). El extracto posee una mejor relación coste-eficacia que el jugo previniendo y tratando as ITUs.

 

 

 

Toda la información aquí publicada está descrita en el Libro "Protocolos para la salud y el bienestar" Depósito Legal NA-2525/2010
La información presentada en esta publicación sólo tiene fines educativos e informativos
y no intenta reemplazar el consejo o tratamiento médico. Antes de iniciar un programa
de salud se debe consultar a un profesional. No se recomienda el uso combinado de
suplementos herbarios o nutricionales y medicamentos de prescripción sin el consentimiento
de un especialista.

Redes Sociales

Siguenos

Scroll to top

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Acepto las cookies para esta web.Más información