A1Supplements.com - Flat Rate Shipping!

Nuestro cuerpo necesita estar en un rango de PH óptimo, para esto, tiene que haber un equilibrio en los tejidos corporales entre la acidez y la alcalinidad. Si el rango de PH se aleja demasiado de lo normal, empiezan a pasar cosas que pueden llegar a comprometer la vida, en episodios graves de este tipo, el cuerpo puede llegar a un estado de acidosis o alcalosis que nos pone en peligro y son fatales para las personas.

Sin embargo, también pueden existir pequeñas variaciones que pueden conducir a estados no favorables de la salud, la alimentación, la contaminación electromagnética, una mala hidratación o estados emocionales, son una serie de condiciones que pueden inducir a que el cuerpo caiga, un poquito, en el polo del PH más bajo (acidosis). Cuando esto ocurre y nuestro cuerpo está ácido, hay una serie de procesos bioquímicos que empiezan a comportarse de una forma que no es la correcta, por ejemplo, hay algunas reacciones químicas que necesitan de una proteína funcional (las llamadas enzimas) de las cuales tenemos muchos tipos, como las enzimas digestivas. Pero las enzimas también ayudan a formar neurotransmisores, nos ayudan a tener respuestas inmunológicas, en definitiva, son las obreras encargadas de la mayoría de los procesos de intercambio en el organismo.

Todas estas enzimas, necesitan un cierto rango de PH, es decir, necesitan una serie de condiciones del ambiente en el que se mueven y funcionan, que hacen que sean má o menos eficaces en sus procesos. Cuando el rango del PH cambia un poquito a lo bajo (lo ácido) la capacidad funcional de la enzima va disminuyendo, lo cuál puede ser crucial para un estado de salud poco satisfactorio.

Este tipo de acidosis, se denomina, acidosis común, y es la que más afecta a las personas. Tal y como se ha comentado antes, son muchos los factores que pueden provocar estas variaciones, por ejemplo, en la alimentación, hay una serie de productos que como parte final de su metabolismo van a generar desechos, los cuales por su naturaleza propia si se analizan son ácidos. El cuerpo tiene mecanismos para eliminar estos desechos, son los llamados, sistemas de buffers o amortiguadores. Si se van consumiendo poco a poco este tipo de alimentos, y de forma crónica, lo que estamos haciendo es acidificar nuestro cuerpo, con lo que estos sistemas amortiguadores van a ir disminuyendo y van a ir perdiendo su eficacia normal. Por lo general estos sistemas amortiguadores peden utilizar, por ejemplo,  calcio o magnesio para eliminar los desechos, estos minerales esenciales para la vida también son muy importantes para otras muchas funciones del organismo. Si el cuerpo se acidifica demasiado, roba de otras partes del cuerpo los nutrientes que se necesitan para amortiguar estas reacciones o este estado de acidificación. Al robar estos nutrientes a otras funciones del organismo, que son muy necesarias, nos exponemos,  por ejemplo, a una disminución de nuestro sistema oseo (la osteoporosis) que puede ser producida por el robo de minerales para formar la matriz que participa en estos procesos de amortiguación del equilibrio del PH.

En definitiva, lo más importante a tener en cuenta, y en condiciones normales de salud, es llevar una dieta de tipo más alcalina que ácida. Para poder conseguir este tipo de alimentación, existen unas tablas de alimentos, las cuales van desde los rangos de alimentos altamente alcalinizantes a los altamente acidificantes:

Altamente Alkalinizantes: Agua alcalina 8.8 PH, hierba de cebada, hierba de avena, hu¡ierba de trigo, pepino, col rizada, espinacas, perejil, brócoli, germinados (brotes de soja) algas marinas, almendras crudas, complementos nutricinales.

Moderadamente alcaliniazantes: Limón, lima, pomelo, aguacate, remolacha pimentón, pimienta, repollo, berenjena, apio, endivias, ajo, jengibre, lechuga, cebolla, rábano tomate, rúcula.

Poco alcalinizantes: Alcachofa, espárragos, coliflor, zanahorias, cebolletas, calabacín, puerro, patatas (sin freír) guisantes, olinabo, berro, pomelo, coco, espelta, quinoa, lentejas, tofu, aceite de oliva (lino, coco, aguacate)

Neutral: garbanzos, seitán, melón, pasas, nectarinas, ciruelas, cerezas, mijo, salmón, leche de arroz, leche de soja, nueces avellanas, aceite de girasol

Moderadamente acidificante: zumos naturales, mayonesa, mantequilla, manzana, albaricoque, plátano, moras, arándanos, uvas, mango, naranja, melocotón, frambuesa, arroz blanco, avena, pan de centeno, trigo, pan integral, pasta integral, atún.

Altamente acidificante: alcohol, café, chocolate, miel, mermelada, gelatinas, mostaza, vinagre, ketchup, sal refinada, levaduras, champiñones, setas, pollo, carne roja, cerdo, huevos, pescado de granja, marisco, queso, leche, yougurt, edulcorantes.

 

 

Aviso Legal

Naturlet participa en el Programa de Afiliados de Amazon EU, un programa de publicidad para afiliados diseñado para ofrecer a sitios web un modo de obtener comisiones por publicidad, publicitando e incluyendo enlaces a Amazon.co.uk/ Amazon.de/ de.buyvip.com/Amazon.fr/Amazon.it/it.buyvip.com/ Amazon.es/es.buyvip.com.

Redes Sociales

Siguenos

Scroll to top

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Acepto las cookies para esta web.Más información