A1Supplements.com - Flat Rate Shipping!

En la actualidad hay una gran confusión en el ámbito de los estudiosos de los hongos medicinales respecto a qué forma de producto de hongos es la mejor para emplear.

¿Es mejor emplear el cuerpo fructífero, el micelio, o un extracto estandarizado para preparar algún compuesto en particular? Para dar una respuesta adecuada, en primer lugar debemos explicar una serie de cuestiones. El reino de los hongos se caracteriza por tener una bioquímica muy compleja, mucho más compleja que la del reino vegetal. Esto debe ser convenientemente explicado para poder escoger el tipo de preparado (producto) más adecuado con lo que se quiera lograr.

¿Cómo se cultivan los hongos?

El cultivo específico de hongos para la producción de compuestos medicinales es una ciencia relativamente reciente que se inicia a finales de los años 70 del siglo XX. Desde entonces, se han identificado varios compuestos bioactivos de interés obtenidos del cuerpo fructífero del hongo, del micelio y del caldo de cultivo residual. En la mayoría de los casos, los compuestos que hay en los diferentes estadios de desarrollo del hongo son idénticos. Pero en unos pocos casos se observan diferencias. En un mismo hongo, algunos principios activos están en mayor porcentaje en el micelio que en el cuerpo fructífero, y también pueden hallarse al contrario. En otros casos, algunos principios activos sólo están presentes en el micelio y otros únicamente están en el cuerpo fructífero. Por otra parte, la mayoría de las investigaciones realizadas recientemente han mostrado que los compuestos más bioactivos están en las partes extracelulares (exudados metabólicos), en comparación tanto con el micelio como con los cuerpos fructíferos. Conocer todo lo anterior es esencial para entender de qué modo la forma de cultivo va a determinar la calidad del producto final que se obtenga. Una de las formas de cultivo más extendida entre los cultivadores de Asia es mediante la fermentación en un medio de cultivo líquido. En este caso, después de extraer la parte que se emplea (el micelio), muchos compuestos se quedarán en el caldo del cultivo pero, al mismo tiempo, los compuestos específicos de los cuerpos fructíferos estarán ausentes. Otra manera es cultivar los hongos utilizando grano (por ejemplo, arroz) durante un par de semanas, esta práctica es habitual entre los cultivadores norteamericanos. En este último caso, se presentan dos problemas básicos: primero, el corto período de tiempo empleado hace que sea imposible obtener en el producto final todos los compuestos presentes a lo largo del ciclo de vida completo del hongo; segundo, si no se consume en su práctica totalidad el substrato, quedará una gran cantidad de grano residual presente en muchos de los preparados de hongos obtenidos por este método de cultivo (quedará entre el 60% y el 80% de harina de arroz o de otro grano residual que se emplee). Por todo ello, es indispensable hacer una selección de la materia prima que se obtenga a partir de hongos cultivados siguiendo las siguientes pautas: estudiar detalladamente y durante el tiempo necesario la química de los cuerpos fructíferos, del micelio y de los exudados extracelulares recolectados a partir de hongos silvestres. Seguidamente, se deberá experimentar con modificaciones del substrato de cultivo y los parámetros del cultivo. Controlando cada aspecto del ciclo de crecimiento, el momento adecuado de la recolección, las relaciones de O2/CO2, la temperatura, el ciclo de la luz y otros parámetros, se puede producir un producto con, al menos, tantos compuestos clave como los que tiene el hongo silvestre. Los hongos se cultivarán en recipientes de cristal durante un tiempo lo suficientemente prolongado como para consumir completamente el substrato orgánico vegetal, lográndose de esta manera reducir al mínimo su presencia en el producto final (menos del 2% de grano residual). A continuación, se promueve que el hongo inicie el ciclo reproductivo de producción del cuerpo fructífero (por ejemplo, reduciendo la concentración de O2 y la temperatura). Llegados a este punto, conseguimos todos los diferentes aspectos del hongo: el micelio, la primordia, el cuerpo fructífero y las esporas. Lo más importante es que el cultivo en pequeños contenedores de vidrio permite capturar el rango completo de compuestos extracelulares que se han producido a lo largo del ciclo de vida del organismo: todas sus propiedades antimicrobianas, las propiedades antivirales, y las demás potentes bioactividades. Este largo período de crecimiento dura, como mínimo, varios meses, incluso para algunas especies puede prolongarse hasta dos años. Posteriormente se recolecta el hongo completo con todos sus compuestos extracelulares. La etapa final del proceso incluye el secado, la pulverización y la esterilización. Este método descrito es el mejor proceso de producción de compuestos bioactivos de hongos medicinales. Incluso si se desea obtener una extracción o un procesado adicional, ésta es la materia prima más completa y de amplio espectro para realizar una elaboración secundaria. Fabricando de esta manera el producto obtenemos todos los componentes del hongo, logrando los beneficios de cada fase del ciclo de su vida. No se obtendrá el mismo buen resultado si se utiliza solamente el cuerpo fructífero o el micelio, como sucede en la inmensa mayoría de los casos. Para ver un ejemplo de los diferentes compuestos que pueden estar presentes en un mismo hongo, podemos tomar como ejemplo el shiitake. Hay varios productos elaborados a partir del shiitake: el lentinano (a partir del cuerpo fructífero), LEM (a partir del micelio), y KS-2 (a partir del caldo de cultivo residual, es un compuesto extracelular). Todos estos compuestos están presentes en los productos de espectro completo; es decir, mismo producto, múltiples modos de acción.

Extractos de hongos

En el ámbito de los productos herbarios, han existido históricamente muchos productos y alegaciones engañosas, así como diferencias naturales debidas a las distintas zonas de cultivo de las plantas. El empleo de plantas cultivadas en diferentes terrenos y diferentes climas a menudo también conlleva diferentes resultados. Para solventar esta problemática existen los extractos estandarizados. Pero es importante dejar sentado que la química de las plantas es mucho menos compleja que el reino de los hongos. Habitualmente, en las plantas hay uno o dos ingredientes activos que son bien conocidos, por lo tanto, es fácil que estandarizando este o aquel ingrediente se van a conseguir productos de más alta calidad. Éste es un buen modo de actuar respecto a las plantas, pero con los hongos es otra historia. Hay algunos casos que se ha identificado un compuesto específico que precisamos y es fácil encontrar una manera de extractarlo, por ejemplo, extractar el lentinano a partir de hongos shiitake es un proceso químico relativamente sencillo. Pero, ¿qué acontece con otro compuesto presente en el shiitake denominado eritadenina? Este compuesto es útil para el tratamiento del colesterol elevado, mientras que el lentinano se emplea para el tratamiento del cáncer. Si se extracta el lentinano mediante agua caliente y, a continuación, se emplea alcohol para precipitar la fracción polisacárida, el resultado que se obtendrá es que el lentinano estará concentrado y el producto resultante será efectivo para el tratamiento del cáncer o la inmunonestimulación. Sin embargo, mediante este proceso se pierde la eritadenina, y el extracto no poseerá efecto beneficioso alguno sobre el colesterol sanguíneo. Por lo tanto, a pesar de que los productos de shiitake crudo muestran una gran efectividad para el tratamiento del colesterol elevado, el extracto estandarizado carece de utilidad para reducir el colesterol. En resumen, respecto a los extractos de hongos ocurre que éstos tampoco poseen todos los componentes de los hongos debido a que los disolventes que se emplean habitualmente para obtenerlos (agua, alcohol) son específicos para obtener una determinada naturaleza química de sustancias, pero no son eficaces para la extracción de otras. Entonces, ¿cuál es el mejor producto? ¿El shiitake de espectro completo o el “extracto estandarizado”? La respuesta es: depende. Es decir, depende de lo que se desee lograr con el suplemento. Para el empleo como suplemento de la salud general, el mejor producto es el que posee la mayor eficacia sobre una amplia gama de condiciones. En este ejemplo anterior, tiene más sentido emplear un producto de espectro completo.

La importancia del cultivo orgánico

Los hongos son una inmensa fuente de principios activos que tienen interesantes aplicaciones, pero también pueden concentrar metales pesados, especialmente, si se cultivan en zonas próximas a áreas industriales. Los contaminantes presentes en el aire y el agua pueden ser captados a partir de la tierra de cultivo y traspasados directamente a la red miceliar. Por ello, no sólo es esencial que los hongos se cultiven siguiendo prácticas de cultivo orgánico que estén certificadas, sino que también crezcan en ambientes con el aire y el agua libres de contaminación.

Múltiples hongos y las presentaciones individuales

En la actualidad sabemos que varios de los polisacáridos presentes en algunos hongos estimulan el sistema inmune y, además, algunos hongos poseen compuestos que son antitumorigénicos por si mismos. Ghoneum y otros autores informaron que una preparación de múltiples especies de hongos indujo una intensa respuesta inmune. Varios investigadores han llegado a la conclusión de que para maximizar la respuesta inmune es mejor emplear una amplia variedad de polisacáridos y otros constituyentes elaborados a partir de distintos hongos. Como cada especie es única en su composición, una combinación de varias logrará un espectro de acción aún mayor que el que pueda producir una única especie o un único principio activo. Un estudio que aún no se publicado muestra una mayor actividad de los macrófagos y las células natural killer después de la administración de extractos de micelio, aumentando así varias veces la eficacia de las células natural killer (NK), los macrófagos y las interleuquinas. Además, la combinación de siete especies de hongos aportó una mejor respuesta inmunológica que cualquiera de las especies administradas de manera individual y en las mismas dosis. Por lo tanto, es razonable pensar que una combinación de varios hongos resultará más eficaz a la hora de maximizar la respuesta inmune.

Optimizar la eficacia a través del aumento de la biodisponibilidad

Se recomienda la ingesta de las cápsulas en ayunas o fuera de las comidas, acompañadas con un zumo cítrico (de naranja, mandarina, pomelo o limón). Los betaglucanos son polisacáridos que están formados por cadenas de alto peso molecular que no resultan fácilmente absorbibles en el intestino, por lo tanto, buscaremos la acción del ácido ascórbico sobre los enlaces beta para transformarlos en cadenas de menor peso y más fáciles de asimilar. Asimismo, está muy recomendado realizar su ingesta en combinación con suplementos que aporten vitamina C. También hay que destacar que algunas plantas como la cúrcuma, el jengibre y la pimienta parece que facilitan la absorción intestinal de los principios activos de los hongos.

Conclusiones

Desde tiempos inmemorables los seres humanos han ingerido los hongos como alimento por su alto valor nutricional, y de un modo especial, para el mantenimiento de una adecuada salud.   Las más recientes investigaciones científicas nos explican cómo estos exquisitos manjares de la naturaleza nos aportan numerosos nutrientes que facilitan un óptimo apoyo a nuestro sistema inmune. La investigación química moderna descubierto en estos auténticos tesoros de la naturaleza sus principios activos, que son los que hacen de ellos genuinos alimentos funcionales. Gracias a estos principios activos identificados y a otros muchos que falta por identificar, los hongos se comportan como Modificadores de la Respuesta Biológica (MRB) puesto que tienen la capacidad de mejorar la respuesta inmunológica; es decir, incrementan la habilidad del cuerpo para defenderse por sí mismo de los invasores, ya sea un tumor, las bacterias o los virus. En los últimos años, estos productos son considerados relevantes para la terapia contra el cáncer en China y Japón; y actualmente, son empleados cada vez más como alimentación complementaria para los pacientes inmunodeprimidos. En Japón, los oncólogos consideran que la inmunoterapia micológica estimula la respuesta inmunológica del huésped, ya que ayuda al sistema inmunológico del propio paciente a destruir las células cancerígenas. Los doctores japoneses prescriben rutinariamente una alimentación basada en hongos como complemento a los tratamientos anticancerígenos alopáticos. Todo parece indicar que para el tratamiento de las enfermedades infecciosas y del cáncer, no se debería confiar solamente en el uso de los agentes quimioterapeúticos o inmunoterapéuticos, sino también sería conveniente aumentar los mecanismos intrínsecos de defensa del huésped. Comer hongos es, además de nutritivo, muy saludable. Sin embargo, uno de los grandes obstáculos para el conocimiento y reconocimiento de las propiedades medicinales de los hongos es que muchos de los primeros estudios fueron publicados en idioma japonés y, hasta la fecha, la mayoría de los estudios clínicos que se han publicado son de periodos de tiempo de poca duración. Dado lo prometedor de los primeros resultados que se han obtenido y de las grandes posibilidades que se abren en relación a la mejoría de la calidad de vida y bienestar de los seres humanos, sería necesario realizar estudios de mayor duración con animales de ensayo, así como también más estudios clínicos en humanos para evaluar por completo las propiedades medicinales de los hongos.

Aviso Legal

Naturlet participa en el Programa de Afiliados de Amazon EU, un programa de publicidad para afiliados diseñado para ofrecer a sitios web un modo de obtener comisiones por publicidad, publicitando e incluyendo enlaces a Amazon.co.uk/ Amazon.de/ de.buyvip.com/Amazon.fr/Amazon.it/it.buyvip.com/ Amazon.es/es.buyvip.com.

Redes Sociales

Siguenos

Scroll to top

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Acepto las cookies para esta web.Más información