El hierro es un componente esencial de la hemoglobina de los glóbulos rojos. La deficiencia de hierro provoca la formación de glóbulos rojos pequeños que contienen cantidades menores de hemoglobina.

Esta afección se denomina anemia ferropénica, microcítica e hipocrómica, lo cual significa que los eritrocitos son más pequeños de lo normal y su contenido en hemoglobina es menor. La pérdida de sangre, la falta de hierro en la dieta, la incapacidad del cuerpo para absorber el hierro adecuadamente o la incapacidad para transportar el hierro a la médula ósea, son algunas de las afecciones que pueden ocasionar la anemia por deficiencia de hierro, que es el tipo de anemia más común. El tratamiento
apropiado de la anemia requiere, en primer lugar, que se identifique la causa del mal. La anemia es un síntoma, no una enfermedad en sí, y los diferentes tipos de anemia tienen sus correspondientes tratamientos adecuados.

 

Hierro

30 mg dos veces al día, con las comidas, hasta la reposición; a partir de ese momento, emplear la mínima dosis posible. De todos los preparados que se conocen, el que ha demostrado mejor biodisponibilidad es la forma de hierro bisglicinato (una forma de hierro aminoquelado). Además, en comparación con otras formas de hierro, también está demostrado que el hierro bisglicinato produce menos molestias gastrointestinales.

Precauciones: No es recomendable la suplementación de hierro a no ser que exista una carencia que haya sido determinada mediante bioquímica sanguínea.

Características

Este tipo de anemia se remedia bien mediante la suplementación con hierro5. Adicionalmente, también con frecuencia la cantidad de hierro es deficiente en los casos
de anemia perniciosa6 y de anemia falciforme. Por otra parte, aunque la absorción de hierro esté aumentada durante el embarazo8, el requerimiento del hierro está asimismo acrecentado, y esta deficiencia se manifiesta en un porcentaje de entre el 20% y 40% de los embarazos9. La suplementación es a menudo necesaria para mantener adecuadamente los depósitos de hierro durante el segundo y tercer trimestre de embarazo.

 

Vitamina C

De 120 a 1.000 mg al día, en combinación con la administración de hierro.

Características

Cuando también se administra ácido ascórbico simultáneamente, aumenta notablemente la absorción de hierro no hemo, ya que de este modo se mantiene el hierro
en estado reducido (ferroso) y se previene o retarda la formación de compuestos érricos no disociados o insolubles, manteniéndolo soluble y disponible para su absorción en el pH alcalino del duodeno. Asimismo, el ascorbato incrementa la proporción de hierro almacenado como ferritina, lo que aumenta la disponibilidad de hierro en la célula.

 

Vitamina A

5.000 UI de vitamina A al día, con las comidas, en combinación con otros nutrientes (hierro, vitamina C, complejo B).

Precauciones: No emplear dosis altas de vitamina A durante el embarazo (no exceder de 5.000 UI/día), a no ser que lo aconseje un profesional de la salud. Si se requieren niveles
elevados de vitamina A, los suplementos de complejos de carotenoides pueden ayudar a incrementar la actividad de la vitamina A sin que haya riesgo de toxicidad.

Características

Se ha documentado que hay una asociación entre la deficiencia de vitamina A y la anemia por deficiencia de hierro. Uno de los primeros estudios en humanos demostró que los adultos que reciben una dieta deficiente en vitamina A desarrollan anemia, a pesar de que haya una ingesta adecuada de hierro. La anemia responde al tratamiento con vitamina A, pero no a la suplementación con hierro15. Otros estudios, tanto en humanos como en animales, han confirmado la función que desempeña la vitamina A con relación a la hematopoyesis16-18.

 

Riboflavina
(vitamina B2)

De 10 a 200 mg de riboflavina al día, con las comidas.

Características

La deficiencia de riboflavina altera el metabolismo del hierro19-24. Aunque el mecanismo no esté claro, la investigación con animales sugiere que la deficiencia de riboflavina
puede alterar la absorción del hierro, también aumentar la pérdida intestinal del hierro y perjudicar la utilización del hierro para la síntesis de la hemoglobina.

 

Cobre

De 1 a 3 mg de cobre al día, con las comidas. Habitualmente, el cobre (en forma de carbonato, citrato, gluconato o sulfato) está presente en este rango de dosificación en fórmulas multinutrientes y/o multiminerales.

Características

El estatus nutricional adecuado del cobre se considera que es necesario para que se produzca el metabolismo normal del hierro y la formación de células rojas. Uno de los signos más comunes de deficiencia de cobre es el tipo de anemia que no responde a la terapia de suplementación con hierro, pero que se corrige con la suplementación de cobre.

 

Toda la información aquí publicada está sacada del Libro "Protocolos para la salud y el bienestar" Depósito Legal NA-2525/2010 La información presentada en esta publicación sólo tiene fines educativos e informativos y no intenta reemplazar el consejo o tratamiento médico. Antes de iniciar un programa de salud se debe consultar a un profesional. No se recomienda el uso combinado de suplementos herbarios o nutricionales y medicamentos de prescripción sin el consentimiento de un especialista.

Redes Sociales

Siguenos

Scroll to top

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Acepto las cookies para esta web.Más información